domingo, septiembre 09, 2007

CHÁVEZ Y LA LLAVE DE LA PAZ



Esta columna fue escrita en 2007. El concepto básico sobre cómo conseguir el objetivo apalancando acción política en ejercicio de la violencia está vigente, con los obvios cambios del contexto que incluyen la actual inutilidad del Polo Democrático como vehículo.

La ambición de expandir la revolución bolivariana a Colombia enfatiza ahora en los medios políticos aprovechando la debilidad del Gobierno Santos y el desmonte de la Seguridad Democrática. Ni las FARC ni Chávez han abandonado esa pretensión.

El Nuevo Herald, 7 de septiembre de 2007Caricaturas de Osuna - http://www.elespectador.com/
25 de agosto de 2007


RAFAEL GUARIN

Inexplicablemente, el gobierno Uribe convirtió a Hugo Chávez en la vedette de la paz, arrojó cinco años de aislamiento internacional impuesto a las FARC y aceptó de facto que se le reconociera carácter político. El teniente coronel es consciente de que en sus manos puede estar la libertad de los secuestrados, pero sobre todo el triunfo de su revolución en Colombia y, con ello, la consolidación del ``bloque regional de poder''.

El anunciado reencuentro con las FARC, esta vez público, debe tener a Raúl Reyes preguntándose: si nos reciben en el Palacio de Miraflores, ¿por qué no lo harán Correa, Ortega, Lula, Kirschner, Castro, Evo o el propio Sarkozy? ¿Acaso la paz no lo justifica? Y, ¡coincidencia! Chávez acaba de ampliar el club de amigos con el exguerrillero Daniel Ortega y el apoyo de Lula. Uribe, que gruñía porque los vecinos no llamaban terrorista a las FARC, deberá ahora soportar que abiertamente les den tratamiento político.

Aunque es posible que se dé la liberación total de los secuestrados, en realidad es poco factible. Las FARC no cederán en el despeje de Florida y Pradera y en reintegrar a sus filas los guerrilleros presos, puntos en los que afortunadamente Uribe es aún ``inamovible''.

Esa situación conduciría más bien a un fracaso que Uribe utilizaría para legitimar el rescate militar y Chávez para desvirtuar vínculos con la guerrilla. No obstante, eso no comulga con el tratamiento que deben dar las FARC a quien consideran su principal y potencial socio estratégico. Tampoco con el expansionismo chavista.

Se abre entonces un escenario intermedio. Es más probable que liberen uno o varios secuestrados, pues la lógica terrorista y su experiencia les indica que son los cautivos quienes les permiten obtener réditos políticos. Preferirá soltarlos a cuentagotas, a medida que sus planes avancen, sin descartar una nueva masacre, como la de los once diputados, para mantener la agenda y disuadir operaciones de rescate.

Chávez aparecerá en esa escena como el hombre que tiene la llave para la paz y Uribe como el obstáculo. Se reiterará que no habrá paz mientras no haya un gobierno que privilegie la negociación, desmilitarice territorios y confine a las fuerzas armadas a los cuarteles. Para ambientarlo las FARC habrán aprendido que cada acción militar fortalece la línea dura del gobierno y quizás enfaticen en generar hechos políticos y hacer propaganda. Ya debieron percatarse que en las coyunturas en que su discurso se posiciona, como la marcha de Moncayo, Uribe queda a la defensiva.

Los ''farianos'' son expertos maniobreros. En 1998 condujeron a los candidatos presidenciales a emular en ofrecimientos sobre la zona de despeje. Y en 2006, como lo dijo en su momento el analista Vicente Torrijos, buscaron ''una segunda vuelta electoral'' y que se pudiera ``concertar con el candidato opositor algún tipo de preacuerdo sobre una eventual negociación basada en un despeje militar''.

Como lo enseñó Mao, la guerrilla juega a que la movilización popular produzca ''un vasto mar para ahogar al enemigo''. Los documentos de su IX Conferencia confirman que se propone, con una renovada combinación de todas las formas de lucha, aprovechar los espacios legales y las contradicciones entre las fuerzas democráticas para doblegar en las urnas la voluntad de combate del Estado.

En ese contexto, el Polo Democrático sabe que es la opción ante el uribismo. Chávez comprendió que el Polo es el vehículo más apropiado para su revolución y las FARC que no accederán al poder por las armas. En 2010 convergen todos esos intereses. El ascenso al gobierno del Polo sería el desmonte de la seguridad democrática, el estatus de beligerancia a las FARC y un proceso de paz que con Chávez en la sombra puede culminar en una Asamblea Nacional Constituyente que instaure el socialismo del siglo XXI. No será el ''vasto mar'' de Mao sino un verdadero cataclismo.

Chávez puede tener la llave de la paz. Pero una paz que es la victoria de las guerrillas. Cualquiera diría que todo se justifica en nombre de la paz. No creo. Creo que la libertad y la democracia no se pueden sacrificar. El reto es construir escenarios de paz sin arrasar los principios básicos de la democracia liberal. Por fortuna, son más los colombianos que se opondrán a tamaño despropósito.

8 comentarios:

  1. Un proceso de paz que con Chávez en la sombra puede culminar en una Asamblea Nacional Constituyente que instaure el socialismo del siglo XXI. No será el ''vasto mar'' de Mao sino un verdadero cataclismo.

    Una conclusion muy directa.
    Sera que puede pecar de pretenciosa?

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo. Igualmente, considero necesario que la prensa (usted) investigue más de cerca los nexos del Polo con las Farc u organizaciones relacionadas con estos. Es claro que las Farc tambien tienen entre sus planes utilizar el Polo como vehículo para, por fin, poner en práctica sus ideas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que el señor Guarín no quiere evaluar las dificultades de Uribe ante la presión de los medios colombianos. Convertir a Chávez en mediador para el intercambio es una buena forma de quitarse de encima ese problema. O lo parece, lo que ha demostrado Uribe en los años que lleva de protagonista político es mucha astucia para tener siempre a la mayoría de su parte y desactivar cualquier marea que amenace con destruirlo. Para eso ha nombrado en cargos importantes a casi todos sus enemigos de peso, ha complacido a todos los sindicatos, ha dado poder a los políticos que suelen atravesárseles a sus propuestas... Ese exceso de celo tiene graves inconvenientes, como el retraso y tal vez fracaso de la firma del TLC.

    De modo que no creo que haya que ser tan pesimistas. De momento los críticos de Uribe se muestran más bien partidarios de Chávez, actitud que les pasará factura (creo), al tiempo que la popularidad de Uribe sube al mostrarse como un hombre dialogante y abierto a buscar soluciones.

    La gran amenaza a la democracia en Colombia no viene ni de Chávez ni de las FARC y ni siquiera del PDA, sino de la capacidad de manipulación de unos medios dispuestos a promover esa integración del país en el eje bolivariano. Y sobre todo de la ceguera de los comentaristas que deberían advertir sobre ese peligro. La guerrilla y el comunismo no son simples conspiraciones de criminales o fanáticos políticos sino expresión de valores profundos de la sociedad. Por eso la adhesión de las clases altas bogotanas a las diversas presentaciones locales del chavismo (incluidas las FARC, ver al respecto la columna de Caballero de la semana pasada y la anterior y las reacciones que suscitó) debe entenderse como la resistencia de un orden social muy arraigado ante la embestida de la globalización. Ésa es toda la fuerza de la "izquierda" y lo que le garantiza futuro. No la dudosa seducción de Chávez o sus émulos del PDA ni el poder de intimidación de las FARC.

    ResponderEliminar
  4. Santiago: gracias por su comentario. El comentario que hago en mi columna y usted cita corresponde a los discursos de las FARC de hace ya varios años y a la visión de la revolución bolivariana. En el caso del acuerdo humanitario por parte de Chávez hay más de política (intereses nacionales vinculados con su visión revolucionaria) que compromiso humanitario. O fíjese como en estas dos semanas se han venido desarrollando diversas situaciones que están sugeridas en la columna. Cordial saludo. RG

    ResponderEliminar
  5. Apelaez, de acuerdo con las dos observaciones que usted hace. Lo que se debe esperar del Polo son tres cosas: 1. Que no pese más el antiuribismo que el terrorismo. 2. Que haya unidad sincera contra la guerrilla. 3. Que el boletín del jueves pasado se traduzca en consecuencias políticas, esto es, la expulsión de los sectores proclives a la convivencia con las FARC y el ELN. Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Jaime: Aunque es evidente la enorme capacidad mediática del gobierno y particularmente del presidente Uribe,lo que se espera es que este elemento respecto al acuerdo humanitario y la intervención de Chávez
    no sea más importante que el análisis frío de los intereses en juego: la búsqueda de la expasión de la revolución bolivariana, la claridad de las FARC (no lo digo yo, lo dice Raúl Reyes - ver columna "La mano del teniente coronel")de la trascendencia de Chávez en sus planes, la aspiración al estatus de beligerancia, etc.

    Me parece que el presidente tomó una decisión que ni siquiera los uribistas más uribistas ven como la más apropiada. Le abrió la puerta a un líder incontrolable, con agenda propia y dedicado, como lo señalo en la columna, a colocar a Uribe como el obstáculo para el acuerdo, el mismo lenguaje de las FARC hasta este momento.

    Lo invito a revisar lo acontecido desde hace dos semanas a la fecha y verá que las fichas internas y externas se mueven de acuerdo a la descripción de la columna.

    Cordial saludo. RG

    ResponderEliminar
  7. PERO QUE PROBLEMA TIENE EL SOCIALISMO DEL SIGLO 21, NO LO VIVIERON EN BOGOTA, NO LO HAN VIVIDO VARIOS MUNICIPIOS, INCLUSO MEDELLÍN, NO HAY QUE SER DOGMÁTICOS RAFAEL, NO HAY QUE SER DOGMATICOS, SON MEJORES LAS INVERSIONES EN SALUD EDUCACION Y ALIMENTACION QUE EN PARAMILITARES Y MAFIOSOS. ADEMÁS COMO LO VES LO VES DE UNA MANERA MUY FACILISTA, LE TIENES MIEDO A LA JUSTICIA SOCIAL, A LA POLITICA CON EQUIDAD,PERO LO LAMENTABLE ES QUE YA LOS HAS VIVIDO Y SABES MAS DE MAO QUE LOS SOCIALISTAS.

    ResponderEliminar
  8. An�nimo:

    Muchas gracias por su comentario.

    El socialismo del siglo XXI nada tiene que ver con el modelo continuista implementado por Lucho Garz�n. Muy seguramemte el propio alcalde ser�a el primero en diferenciarse de Ch�vez.

    La b�squeda de una sociedad m�s justa y con igualdad de oportundades se debe hacer en el marco de la democracia liberal. No es necesario restringir la libertad e instalar un r�gimen autoritario para conseguirlas.

    Cordial saludo. RG

    ResponderEliminar