viernes, junio 06, 2008

UNIVERSIDADES O SANTUARIOS FARIANOS

Foto del Diario del Huila - Universidad Surcolombiana


RAFAEL GUARÍN
Revista Semana - edición on line. www.semana.com
Fecha: 06/03/2008 -

El 3 de abril estudiantes encapuchados de la Universidad del Valle quemaron una patrulla de policía. A final del mismo mes, jóvenes en la Universidad Surcolombiana de Neiva trataron de quemar vivos a miembros del Esmad. La semana pasada en la Universidad del Tolima un artefacto explosivo, lanzado por un estudiante, por poco degolla a otro y en la Universidad Pedagógica, atacaron con ácido a miembros de la fuerza pública. La cosa no para ahí. Al interior de la Universidad Nacional se presentan amenazas y se persigue a quienes reclaman regresar a las aulas. Docentes renunciaron a cátedras para evitar ser agredidos. Temen ser asesinados.

Los estudiantes de las universidades públicas están en todo su derecho a protestar, pero una cosa, muy distinta, es emplear la violencia e integrar grupos ilegales. Sería estúpido criminalizar a toda la comunidad universitaria, pero más estúpido es contemplar, con los brazos cruzados a los que imponen por la fuerza su voluntad.

Alumnos y profesores pueden opinar y tener la convicción política que les plazca. Hace parte de su ámbito de libertad e impone a las autoridades respetar y proteger ese derecho fundamental. El problema es que mientras algunos deciden manifestarse pacíficamente, otros buscan convertir los campus universitarios en escenarios de guerra.

Esto obedece a una forma torcida de leer la sociedad colombiana y al desprecio a los canales democráticos para tramitar reivindicaciones. Quienes atentan contra la vida de un policía lo hacen bajo la idea que éste encarna la represión y no el ejercicio legítimo de la fuerza del Estado. Creen que en Colombia hay un Estado terrorista y opresor, conclusión a la que llegan después de un cuidadoso lavado de cerebro.

En la galería de los recalcitrantes hay fanáticos, despistados, desadaptados y “estudiantes” de profesión. Es vieja la estrategia de la juventud comunista de infiltrar personas que pasan décadas estudiando (sin graduarse nunca) y saltando de universidad en universidad, haciendo una larga carrera de agitadores y reclutadores.

Otros mamertos, más exóticos, pero no menos bárbaros, son los autodenominados “Guardias Rojos”. A esas modalidades se agrega la presencia del Partido Comunista Clandestino Colombiano, maquina de penetración de las Farc, al que no sólo pertenecen “alumnos” sino apologistas de la violencia, disfrazados de profesores.

Los camuflados en la academia no actúan solos. Se articulan en una agenda coincidente con las guerrillas y aprovechan afinidades con facciones del Polo Democrático y del Partido Liberal. Hacen parte, también, de la Farcpolítica en la medida que operan dentro del célebre postulado de la “combinación de todas las formas de lucha”. ¡Ni más faltaba que los camaradas de las Farc y del Eln renunciaran a tratar de controlar las universidades!

Nada está improvisado. No hay que olvidar que Tirofijo, en “su última proclama”, de diciembre de 2007, recuerda que “es necesario utilizar las diversas formas de acción, movilizaciones con objetivos muy concretos” y que “los cuadros farianos están obligados a conducir las organizaciones de masas bajo su dirección”. El derecho legítimo a la protesta estudiantil está en riesgo cuando la guerrillera y ciertos sectores escondidos en la oposición pretenden interferirla y manipularla. Igual sucedió con las marchas campesinas de octubre del año pasado, la del 6 de marzo y la reciente de los cocaleros. El primer reto de cualquier protesta es mantener su plena independencia de los intereses terroristas.

El gobierno Uribe está demorado en cumplir con la obligación de liberar del miedo y la amenaza permanente a las universidades públicas. Debe ser contundente con los que delinquen para garantizar el derecho a la protesta de los demás. No se puede permitir que los planteles se conviertan en nuevos “caguanes”, en los que una minoría violenta amedranta a los ciudadanos, secuestra el debate y aniquila el imperio de la razón.

La autorización para entrar a las universidades no es suficiente. Se necesita su presencia permanente en las instalaciones. Para eso no se requieren mandatos judiciales, ni acuerdos con directivas. Ya comenzaron a teorizar y a decir que se desconoce la autonomía universitaria. ¡Falso! Quienes la violan son los grupúsculos que la someten mediante el terror. El ingreso de la fuerza pública a las universidades se hace para preservarla. La Policía tiene que respetar las libertades de pensamiento y expresión, al tiempo que protegerlas; debe impedir la violencia, salvaguardar la comunidad educativa y la Fiscalía judicializar a los que cometan crímenes escudándose en la protesta.

Es una excelente oportunidad para demostrar que se puede proveer de seguridad a los claustros, sin vulnerar los derechos, preservando el pluralismo y sin represión. Las bandas en las universidades necesitan héroes, justificaciones para el uso de la violencia y hechos que polaricen contra las directivas académicas y el gobierno. Sueñan con legitimarse, quisieran muertos en sus filas, aumentar simpatías y encontrar eco a la falacia del Estado terrorista, provocando excesos de la fuerza pública. ¡Ojo, en esa trampa no se puede caer!

Por otro lado, es absurdo que los revoltosos sean liberados horas después de su captura o que se mantengan como estudiantes. ¿Dónde está el problema? ¿En la ley? ¿En los reglamentos internos? ¿Se están efectuando detenciones indiscriminadas que se caen por falta de sustento probatorio? ¿Dónde están los organismos de inteligencia? La impunidad que cubre a los vándalos incentiva la repetición y convierte a las universidades en santuarios farianos. ¿Cómo es posible que las terroristas que quemaron un Transmilenio sigan estudiando en la Universidad Nacional? Las aulas no pueden ser canteras de violadores de derechos humanos. La seguridad nunca se conseguirá plenamente mientras en su seno sigan produciéndose criminales de lesa humanidad; para la muestra un botón: Alfonso Cano.

Nota: ¡Las cosas que hay que ver! Al parapolítico Salvador Arana le pareció que afectaba su dignidad que lo esposaran, pero no estar prófugo, acusado de asesinato.

www.rafaelguarin.blogspot.com

10 comentarios:

  1. Usted que esta interesado en el tema, porque no investiga sobre las acciones y argumentos que denuncian los estudiantes movilizados de la Universidad pedagogica Nacional, bajo la direccion del actual rector paso de tener superavit a deficit, ¿sera casual?, ¿sera injusto luchar por su alma mater?, esas razones para una persona con criterio justo tambien estan en el escenario, alguien mira hacia alla, o ¿solo hay una cara de la moneda que merece atencion?.

    ResponderEliminar
  2. Hombre...lso policias atacados con acido jamas existieron....ese dia protestaron los estudiantes de la pedagogica, cablenoticias grabo los abusos del esmad contra el estudiantado....cosa que solo mostro dicho canal....al saber esto la policia creo la noticia del acido y omitio la otra.....solo dos cosas...el presidente uribe ya metio su seguridad democratica a las universidades, basta verla lasbores d iteligencia que alli se desarrollan...ud debe conocer a ciro ramirez, celbre urbista y rereeleccionista que hoy toma el sol en la picota, dicho senior exigio al gobierno una cuota, esa fue la upn, cuanso llego ibarra, habia superavit de 3mil millones, hoy hay deficit...gracias a quien???el aberrante presidente sin duda puso a ibarra ahi y debe responder.....y dos, si kieren qoe entre la policia yo no me opongo, pero que antes entren uds los que tanto la piden y dicen que el debate es imposible en la u publica...ya avrios llamados se le han hecho al presidente para que debate en la Nacional sobre la educacion publica.....nunca ha aceptado la invitacion...ojala la gente que escribe como ud tuviera los cojones de ir a debatir con nosostros...kienes somos unos simples mamertos farianos o elenos.....

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, gracias por su comentario.

    La protesta es un derecho que el Estado y las autoridades deben garantizar. Las protestas de los estudiantes son válidas y legitimas. Eso no se cuestiona.

    Lo que se reprocha es que bajo el amparo de ese derecho pequeños grupusculos empleen la violencia. Es una cuestión que no se puede admitir.

    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bogotano18: Gracias por su comentario.

    Le contesto lo mismo que a "Anónimo".

    Los estudiantes tienen el derecho de protestar y tramitar sus reivindicaciones, lo que no se puede admitir es el empleo de la violencia.

    Añado, tampoco se puede admitir que la policía atropelle a los estudiantes de ninguna forma. Es cierto que se han cometido excesos y la fueza pública debe reflexionar sobre esto. Ese camino solo legitima discursos sectarios y violentos de grupos criminales al interior de las universidades.

    Según su comentario debo concluir, entonces, que los agentes de policía se autoincineran y se flagelan con ácido para culpar a los manifestantes. ¡Por favor!

    Siempre estoy presto a asistir a debates en espacios democráticos, pluralistas y respetuosos de la diferencia. Nunca si se trata de intercambiar conceptos con criminales.

    Es muy importante que organicen en las universidades un amplio Foro de análisis sobre la penetración de grupos al margen de la ley en las Universidades. Se requiere abrir ese debate para que sean los propios estudiantes quienes tomen la iniciativa de expulsar a los violentos. Cuando organicen el Foro ,con ese fin, me cuenta. Asistiré encantado.

    Reciba mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Como Colombiano y ciudadano de este pais me siento avergonzado de las declaraciones de la mal llamada senadora del pueblo Colombiano. Es muy facil criticar desde la silla de la comodidad disfrutando de las prevendas que da el ocupar una posición como la que ocupa esta apatrida. ¿Cuantos de mis conciudadanos quisieran tener acceso al salario y beneficios que conlleva ser representante en el senado? Pero ir por el mundo desacreditando los valores y explotando el dolor de millones de compatriotas es un crimen contra millones de Colombianos que vivimos y trabajamos dentro y fuera de nuestras fronteras. La senadora viaja como pedro por su casa, esta ausente de su sitio de trabajo por la largos periodos de tiempo. Sera que se le descuenta estas ausencias de su salario que proviene del erario publico. ¿Quien financia sus desplazamientos? Son muchas las preguntas sin respuesta pero muchas de sus acciones con respuesta. Deberia ser expulsada del senado Colombiano y declarada apatrida. Nos deshonra, a los Colombianos que vivimos en el exterior que tenemos hijos nacidos en esta gran nacion, que les hemos enseñado a amar el lugar de origen de sus padres, no me explico como esta apatrida nos mancilla y averguenza dentro de la comunidad internacional. Deberia respetar la voluntad de millones de Colombianos que elegimos a Uribe como nuestro presidente. Estar o no de acuerdo con sus politicas no le dan derecho a pedir al mundo entero que nos aislen. Su pregunta de que tendra dicha mujer dentro de el turbante, le contesto DESVERGUENZA, eso es lo que tiene y unas enormes ganas de figurar. Si ama tanto a los enemigos de Colombia porque no se muda alla, seria bienvenida. GRACIAS POR DEFENDER EL HONOR Y LA HONRA DE MILLONES DE Colombianos


    Carlos Londoño

    ResponderEliminar
  6. Disculpen mande el comentario al tema equivocado.

    Carlos Londoño

    ResponderEliminar
  7. Hablar es tan facil, que lastima, que personas con talante intelectual, pero sin estructura tal, entren a dar sus opiniones sesgando la posibilidad de libre expresion de las comunidades y de las organizaciones, e incluso de las personas, violentando el derecho a la expresion. En Colombia, ante la no existencia de estos derechos, la presion de la fuerza publica y la seguridad democratica, no hay posibilidad para un debate abierto, ya que no interesa, asi se desligitimiza la posibilidad de una "democracia" donde la libertad de expresion, contraria a la opinion del gobierno, es tildada de ilegitima, o peor aun de terrorista. Pero bueno, a la final, todos los terminos despectivos hacia los estudiantes de las U. publicas, por lo general vienen de personas como vos, que no tienen la capacidad intelectual para entrar a ellas, y pues mucho menos para entender la verdaera situacion de fondo por la que pasa el país.

    Fredy Forero

    ResponderEliminar
  8. Rafael: Como siempre muy interesantes y acertados sus artículos.La infiltración de los terroristas en la Universidad pasó hace rato de castaño a oscuro, el gobierno tiene que parar esto.Hay que garantizar el derecho de las personas que desean estudiar.

    Le dejo el link a un video sobre las presencia de las Farc en la universidad Nacional.

    http://fartep.org/index.php?option=com_content&task=view&id=438&Itemid=70

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  9. Guau Fredy, Que comentario tan inteligente. Que dijiste? Que no puedes expresarte?
    Y que acabas de hacer?
    Nadie ha hablado mal de los estudiantes de las Universidades publicas, sino de quienes las utilizan como escenario de violencia.
    A quien defiendes? a esos violentos? Crees tu que los policias que tienen como funcion mantener el orden son los enemigos? Conoces alguno? Te sorprenderia saber que son personas normales como tu y con familias que mantener como todos.
    Ojala las Universidades publicas (ylas privadas tambien)sean cunas de grandes lideres con capacidad de discentir con base en las ideas y no los discursos belicosos y pendencieros. La violencia es el arma de los incapaces.

    ResponderEliminar
  10. Nunca habia visto este blog pero creo que usted jamas ha estado en una universidad publica.
    Solo los que hemos sufrido la arrenetida bestial de gobiernos interesados en acabar con la educación publica como estos comentaristas de bajo perfil y que creen que la Universidad es un fortin Farc..ianos estan equivoicados, es un centro de discusión de la realidad del país y sus maniopulaciones de gobiernos que invierten en guerra quitando presupuesto a la educación.
    No es posible que hallan Colombianos defendiendo la privatización de la educación publica y apoyando la guerra, la Universidad no es lo que la gurisati en RCN y toros en Caracol transmten distorsionadamente, los invito a los foros y asambleas que se dan altura como en ningún centro educativo privadop y no escriban estupidamente solo por motivaciones emocionales...
    La lucha en la U, siempre ha sido por un presupuesto adecuado para la investigación, bienestar y educar a un pueblo con altura y no mediocremente como lo pretenden hacer nuestros amigos Uribistas y seguidores del gobierno guerrerista.

    ResponderEliminar