sábado, octubre 13, 2007

ALIANZAS NON SANCTAS

Publicado el sábado 13 de octubre del 2007. EL NUEVO HERALD, Miami, Florida.

RAFAEL GUARIN


La acusación del expresidente Andrés Pastrana de pactos secretos del gobierno de Alvaro Uribe con los paramilitares no cae en el vacío. Así de éstos no haya prueba, se tiene que ser ciego, cómplice o cínico para negar la existencia de compromisos de políticos de la coalición gubernamental con el narcoparamilitarismo. Son ya cerca de cuarenta los congresistas procesados judicialmente por dichos vínculos y que participaron en la aprobación de penas simbólicas para sus amigos en armas.


Los involucrados jugaron del lado de las autodefensas al tiempo que pretendieron usufructuar la coyuntura. Hasta ahora ninguno ha sido capaz de defender su actuación, ni siquiera de argumentar que obedeció a una convicción antisubversiva, lo que deja claro que se trató y sigue tratándose en la mayoría de los casos de un burdo pacto delincuencial. ¡No hay duda! Resultaron peores los políticos que quieren pasar de víctimas que los autores de decenas de masacres.


No obstante, llama la atención que Pastrana olvide el pacto de su campaña con las FARC para ser elegido presidente en 1998. Clandestinamente su campaña concertó el encuentro de uno de sus miembros con Manuel Marulanda y el Mono Jojoy. Incluso trascendió que previamente representantes de esa guerrilla asistieron a la presentación de su política de paz y que el propio discurso leído por el candidato consultaba las expectativas farianas. También se tiene que ser ciego, cómplice o cínico para pensar que la foto tomada a Tirofijo con publicidad electoral de Pastrana y las declaraciones favorables de Raúl Reyes no fueron consecuencia de una oscura maniobra, con su debida contraprestación.


Ese episodio no fue el punto de partida de los diálogos de paz, sino el primer resultado de un arreglo que pasaba por la derrota del Partido Liberal. ¿Qué fue lo que negoció previamente Pastrana y su campaña con las FARC? ¿Acaso la desmilitarización sin condiciones de 42,000 kilómetros cuadrados como efectivamente se hizo? ¿Tal vez el abandono del Estado a miles de ciudadanos que vivían en la zona? ¿O el establecimiento de un refugio del crimen bajo la fachada de un proceso de paz?


Aunque son casos diferentes, las alianzas non sanctas de uribistas y pastranistas demuestran, entre otras cosas, que cuando la paz y la seguridad se convierten en bandera electoral y no en propósito nacional, nos alejamos de ellas cada vez más. Las FARC afirmaron sentirse traicionadas por el gobierno de Pastrana y los paramilitares por el de Uribe. ¿A qué se refieren? ¿En qué les faltaron los gobiernos?


Someter al escrutinio público las cuestiones más sensibles en las negociaciones con grupos ilegales beneficia la paz. Ventilarlas públicamente les otorga sostenibilidad política a los acuerdos y rodea de legitimidad las decisiones. Parece olvidarse que de la transparencia en temas delicados como las penas, la extradición, el indulto, la amnistía, la verdad y la reparación a las víctimas, depende la confianza y el apoyo nacional e internacional.


La historia lo ratifica. Los exitosos procesos de paz celebrados por las administraciones de Virgilio Barco y César Gaviria con el M19, PRT, EPL, Quintín Lame y la Corriente de Renovación Socialista, a comienzo de la década pasada, se concretaron de frente al país. Respecto a los primeros la participación ciudadana fue decisiva y desembocó en una Asamblea Nacional Constituyente. Por supuesto, las guerrillas entendieron que las negociaciones necesitaban amplio respaldo y que era un error despreciar la opinión pública, cosa que no tienen suficientemente claro el ELN y mucho menos las FARC.


Finalmente, es interesante advertir que mientras los parapolíticos son investigados y encarcelados, los miembros de la campaña pastranista gozaron de las mieles del poder y ni siquiera se les reclamó responsabilidad política por los pactos secretos, tampoco por sus deplorables resultados.


De esto hay que sacar lecciones. Ni siquiera con la excusa de la paz o de la seguridad los partidos y los políticos pueden consentir contactos ocultos con organizaciones al margen de la ley. Su búsqueda debe ser objeto de una agenda nacional que incorpore a todos las colectividades políticas y no instrumento de ventajismo electoral. Y tercero, los procesos de paz y de sometimiento de la delincuencia a la justicia se deben hacer con las cartas sobre la mesa.


Nota al margen: gravísimo para la libertad de prensa en Colombia el exilio de Gonzalo Guillén, corresponsal de El Nuevo Herald.

6 comentarios:

  1. Por favor ponerle un sindicador Atom o RSS al blog para que podamos navergarla desde nuestro lector de RSS. Gracias :-)
    http://www.feedburner.com/fb/a/home

    ResponderEliminar
  2. El confilcto Colombiano ha propiciado los negocios dela Paz.Por supuesto mirar el conflicto a la luz de un escritorio en Miami, es comodo para el raitin,se puede abstraer con lo que pienso y juzgar los actores inmersos en ese conflicto. Pero aqui en los barrios más populares donde estan los verdaderos oprimidos,sin acceso a los derechos o comodidades que ha ha producido el pensamiento humano,los que tienen que unicamente trabajar, trabajar y trabajar hasta deslomarse por un misero sueldo mínimo, pensando solo en que alcance para comer mal y pagar un alquiler de un techo igualmente misero, ese discurso solo alimenta la opción de aplaudir gente como las farc y desde el otro estremo los aspirantes a ser millonarios, de codearse con la clase bien y esa clase bien aplauden los paras. Entonces concluyendo el tema de la paz es un negosito con agentes bursatiles absolutamente profesionales en vivir de eso. Lo otro ,lo ético,lo lógico,lo de bien, es solo una febril utopia. Colombia es tal vez el único pais del continente que mantiene una clase social dominante y absolutamente bien insertada en el espacio de poder y de propiedad, que aún los narcos que tocaron sus intereses , siendo sus enemigos por competencia, terminaron aliandose para poder seguir traquetiando,con el veneplacito de esa clase inamovible, sectaria e intolerante.


    Su lema debe ser "NO COMPARTIMOS NADA, LO QUE LE TOQUE SE LO IMPONEMOS"

    ResponderEliminar
  3. Futuro: le agradezco su email. La pobreza y la concentración de la riqueza no justifican el terrorismo y el narcotráfico que desarrollan las FARC. Hace parte de un discurso que busca legitimar su existencia y su accionar. Aunque debe reconocerse que en muchas regiones el abandono estatal ha generado las condiciones para que ese grupo armado controle la población. Lo que debe haber es una posición clara y contundente contra la violencia, sea esta narcoguerrillera o narcoparamilitar. Reciba mi cordial saludo. RG

    ResponderEliminar
  4. Estimado Rafael
    Muy interesante su blog, nos aporta una vision muy completa de la realidad. Lo invito a vistar el siguiente blog del cual me llego en dias pasados, para que opine y comente sobre este espacio.
    Saludos
    http://evolucioncolombia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Carlos, le agradezco su comentario. Ya ví el blog. Muy interesante y valioso para fomentar la opinión ciudadana. Muchas gracias. RG

    ResponderEliminar
  6. Boyacense, gracias por la sugerencia. Voy a mirar cómo se hace lo que me señala. Cordial saludo. RG

    ResponderEliminar