jueves, mayo 21, 2009

¿DERRUMBE MORAL?

Publicado el miércoles 21 de mayo de 2009 - SEMANA.COM

RAFAEL GUARÍN

En 2006 el presidente Álvaro Uribe exigió a las fuerzas militares y de policía “asepsia interna y eficacia externa”. Tres años después hay mayor eficacia, pero de la “asepsia” más bien poco. Los acontecimientos demuestran que las conductas anómalas lejos de desaparecer están entronizadas en segmentos del aparato estatal y amenazan con convertirse en el derrumbe moral de la política de seguridad.

En este asunto, colmado de minas “caza bobos”, es muy fácil plegarse a la crítica y asumir que son ciertas todas las denuncias, mientras en el otro extremo se atrincheran quienes quieren hacer creer que todo es un montaje de las guerrillas. La realidad es más compleja que la dibujada por unos y otros.

Hay que comenzar por aceptar que sí hay falsos positivos, vínculos de miembros de la fuerza pública con el narcotráfico e interceptación ilegal de comunicaciones; además, que constituyen el más duro golpe que ha recibido la legitimidad de la Política de Seguridad Democrática (PSD).

De la misma forma, se debe reconocer que es cierto que la guerra política, por razones tácticas y estratégicas, es en este momento el frente fariano y eleno más importante. Por física ignorancia, olvido o complicidad, se omite que la lucha revolucionaria presenta diversas formas. Se emplean armas que con menos riesgos, mayor economía y seguridad, garantizan superiores resultados; entre ellos la propaganda y la guerra jurídica.

Los falsos positivos son la mejor oportunidad para combinar ambos elementos. Son el motor de una campaña de propaganda que busca persuadir a los ciudadanos y a la comunidad internacional de que las bajas propinadas por el Ejército a las filas guerrilleras son una especie de masacre sistemática del Estado colombiano contra la población civil.

Un falaz argumento destinado a embaucar incautos. La técnica es muy sencilla: se trata de convertir en regla conductas criminales que son la excepción, agregando mentiras que las generalizan y amplifican. Por ejemplo, Anncol, una de las agencias de noticias de las Farc, reproduce un artículo publicado el pasado 22 de marzo en el periódico mexicano “La Jornada” en el que se afirma que las fuerzas armadas colombianas “han cometido cientos de asesinatos… de manera sistemática y generalizada”.

En todo caso, el hecho de que existan asesinatos perpetrados por corrompidos militares crea un ambiente que le otorga credibilidad a cualquier denuncia, sin importar su veracidad, contribuyendo a la propaganda y a la guerra jurídica que adelantan las organizaciones terroristas. La guerra jurídica no es un invento, es una táctica que busca destruir la voluntad de lucha de la fuerza pública y contener su acción.

En España, los etarras son instruidos para que al ser capturados digan a los jueces que han sido torturados y objeto de tratos inhumanos y degradantes. Los manuales de adiestramiento y seguridad de la banda terrorista vasca y los “Zutabe” (publicación interna) incautados por las fuerzas y cuerpos de seguridad enseñan esa treta. ¿Por qué en Colombia esas falsas denuncias no pueden ocurrir?

A pesar que es innegable, como lo afirma el general Fredy Padilla, que “el número de integrantes de las fuerzas militares incursos en delitos o que cometen errores es infinitamente pequeño, comparado con la gran cantidad de uniformados comprometidos con su deber”, las anomalías erosionan poco a poco la legitimidad de la fuerza pública y de la política de seguridad.

De no corregirse, tarde que temprano se reflejara en el apoyo popular y en la presión de la comunidad internacional, dos objetivos tácticos fundamentales en la estrategia fariana. No se debe volver al pasado donde los ciudadanos observaban con sospecha a un policía y con miedo a un soldado.

La política de Seguridad Democrática requiere de un urgente rearme moral que pasa por que dichos crímenes no queden en la impunidad. También necesita una efectiva respuesta a la propaganda y un apoyo decidido a los militares víctimas de tales montajes.

La reelección de la seguridad democrática en 2010 es un imperativo para acabar a los grupos armados ilegales. Pero no puede ser un cheque en blanco. La necesidad de mantener una política de firmeza contra el terrorismo no debe ser un aval a situaciones que violan el Estado de Derecho. Si se reelige deberá ser sin la posibilidad de que se repitan falsos positivos, chuzadas y criminales vestidos con traje de fatiga.

Pregunta: ¿Por qué será que la farcpolítica no tiene la atención de los medios de comunicación y de los columnistas?

www.rafaelguarin.blogspot.com

4 comentarios:

  1. Hay situaciones que se deben aceptar y si efectivamente existen falsos positivos se requiere que la rama judicial realice su labor confirmando o desvirtuando cuales son en realidad los llamados falsos positivos, por tal razón se hace necesario que el señor presidente con su cúpula militar tomen acción en relación a la depuración de miembros que hacen parte del ejército y de los otros organismos de seguridad. Es evidente que las presuntas acciones perpetradas por el Ejército no son por este organismo son por algunos de sus miembros; no se debe generalizar y menos deslegitimar la labor que realiza una institución que ha contribuido a la seguridad de la nación. De manera lógica las organizaciones terroristas principalmente la FARC esta utilizando esta situación como un arma para realizar uno de sus principales objetivos el cual consiste en la infiltración de ideologías a varios sectores de las ramas de los poderes del estado utilizando una herramienta por medio del llamado PC3. Es notorio el desinterés de algunos sectores por iniciar o dar a conocer en que va lo de la FARC política, será que el PC3 ya toco algún sector, ojala aquellos que creen que las organizaciones al margen de la ley con ideas comunistas y socialistas son la solución política para un país que ha tratado de mantener una democracia, recapaciten y coadyuven al mejoramiento de todos los sectores del estado.

    ResponderEliminar
  2. La política de seguridad ha sido un éxito por parte del señor presidente con sus fuerzas militares y la policía nacional, sin embargo se podría reestructurar esta política teniendo en cuenta toda las falencias encontradas en su aplicación ya que se tergiverso por parte de algunos comandantes la presión de resultados operacionales, llegando a cometer algunas irregularidades que para la oposición fue la oportunidad de utilizar estos hechos como un arma contundente para ir en contra del mandato presidencial, y en cuanto a la pregunta la respuesta es muy sencilla ya que algunos periodistas se han dedicado a criticar la política de seguridad democrática ya que de una manera están siendo influenciados para desprestigiar al presidente y de alguna manera colocar en duda a la opinión del pueblo en cuanto a un tercer mandato de Álvaro Uribe

    ResponderEliminar
  3. La política de seguridad ha sido un éxito por parte del señor presidente con sus fuerzas militares y la policía nacional, sin embargo se podría reestructurar esta política teniendo en cuenta toda las falencias encontradas en su aplicación ya que se tergiverso por parte de algunos comandantes la presión de resultados operacionales, llegando a cometer algunas irregularidades que para la oposición fue la oportunidad de utilizar estos hechos como un arma contundente para ir en contra del mandato presidencial, y en cuanto a la pregunta la respuesta es muy sencilla ya que algunos periodistas se han dedicado a criticar la politica de seguridad democratica ya que de una manera estan siendo influnciados para desprestigiar al presidente y de alguna manera colocar en duda a la opinion del pueblo en cuanto a un tercer mandato de alvaro uribe

    ResponderEliminar
  4. que por que no se habla de la FARC politica?? la respuesta es sencilla... porque por una parte el presidente colombiano se la pasa mojando prensa mintiendo a los 4 vientos de lo que no hace...

    porque los parapoliticos no han sido condenados...

    porque a pesar de todo, la guerrilla no monto hornos crematorios como los Nazis para borarr las muertes de colombianos...

    porque los medios se cansaron de ser atacados por el presidente...

    por que?

    las respuestas están a la mano y es tiempo de ponerle atencion a la verdad...

    la verdad como que el presidente colombiano modifico la Corte COnstitucional a su acomodo y está modificando todo a su propio interes...

    el estado de derecho se acabó en Colombia hace rato... y el pais se enfrenta a una dictadura...

    y porque un gobierno es más que combatir a la guerrilla...

    porque el desempleo está por las nubes, porque el país está quebrado... porque ya nadie más le tiene que hacer el juego a una persona movida por la venganza y no la cordura.

    ResponderEliminar