sábado, julio 07, 2007

LAS TERRORISTAS FARC

LA ESTRATEGIA DE LAS FARC
Publicado el sábado 7 de julio de 2007, Nuevo Herald, El (Miami, FL)

RAFAEL GUARIN

Mientras algunos grupúsculos en el exterior pretenden convencer que las FARC luchan por la libertad y defienden a los oprimidos, el pasado jueves los colombianos nos movilizamos masivamente para rechazar el secuestro. Las calles se invadieron con pancartas que reclamaban la libertad inmediata de quienes están encadenados en las selvas a merced de las FARC, también apoyos al acuerdo humanitario o incluso rechazos a que el gobierno desmilitarice una zona del territorio nacional. A pesar de las diferencias políticas de quienes marcharon existió un común denominador: una severa descalificación a la guerrilla.

Esa actitud colectiva es respuesta al terrorismo y demostración de rechazo a una estructura criminal a la que no interesa la reconciliación y la paz. Por el contrario, el asesinato de los diputados del Valle del Cauca y el plan ideado que utiliza el secuestro como instrumento, dibujan una de las más grandes y largas estrategias terroristas que se hayan conocido.

Al examinar cuidadosamente esos hechos se evidencian los elementos del cálculo terrorista clásico. El primero de ellos es que tanto el secuestro de políticos y miembros de la fuerza pública como su fusilamiento son acciones planificadas. No hay que olvidar que las FARC amenazaron con asesinar a los plagiados ante un hipotético rescate. En este caso, ni siquiera existió una operación de las fuerzas militares como se reconoce en su comunicado. Segundo, con tales actos intentan provocar en la sociedad desconcierto y miedo y, por último, obtener una reacción que modifique el comportamiento del Estado y los ciudadanos.


Tampoco hay duda de que esos crímenes portan un mensaje que se ratifica con la ''oportuna'' aparición de un video en que víctimas objetan el rescate y piden un acuerdo humanitario. El propósito salta a la vista: generar presión nacional e internacional sobre el gobierno Uribe, restarle capacidad de maniobra, obligarlo a acceder a un arreglo bajo las condiciones de la guerrilla y ocasionarle el mayor desgaste posible.

A menos que se entreguen los cadáveres y se demuestre otra cosa, la lógica terrorista de las FARC no permite descartar que la matanza haya sido a sangre fría y sin que mediara acción militar alguna. Su justificación estaría en la utilidad para disuadir cualquier rescate, procurar manipular a los ciudadanos y empujarlos a favorecer el acuerdo humanitario y condenar el gobierno, manosear a éste afirmando que se trató de una acción coordinada con paramilitares o mercenarios y generar declaraciones en tonos poco diplomáticos como la de la protagónica Francia. Finalmente, como lo señala Peter Waldmann, el terrorismo tiene una dimensión política que se expresa en ''las intenciones y finalidades políticas'' de sus autores.


No sería extraño. Las FARC menosprecian la opinión pública favorable y deben pensar que no tienen nada que perder, al igual que no creen haber perdido con la bomba en el Club El Nogal, el asesinato de nueve concejales del municipio de Rivera o del grupo de secuestrados en que se encontraba el gobernador de Antioquia.


Paradójicamente, las terroristas FARC se explican, entre otras cosas, por el éxito de la ''política de seguridad democrática''. Ante la fortaleza del Estado optaron por el terrorismo como principal método para resistir y preservar fuerzas, lo que hizo depender su capacidad de perturbación enteramente de su práctica.


El perfil terrorista se vincula también con su derrota estratégica. El drama, del cual difícilmente podrán reponerse, es que si bien fueron capaces de construir una organización armada son cada vez más repudiadas, desconectadas de la sociedad y están políticamente a un paso de la aniquilación. El único salvavidas que se les ofrece es la candidez de gobiernos hábilmente enredados por la retórica fariana y de sectores políticos que pregonan el apaciguamiento y silenciosamente esperan terminar beneficiándose del terrorismo.


Si a las FARC les disgusta que los llamen terroristas, liberen sin condiciones a los secuestrados y no atenten contra los civiles. Si les incomoda el epíteto de narcoguerrilla, abandonen el narcotráfico. Si quieren una negociación, valídense primero ante los colombianos como actores políticos. Nada de eso ocurrirá, pues su inmersión en el negocio de la coca los convirtió en alumnos aventajados del terrorismo del Cartel de Medellín.


Nota: El presidente Uribe y los partidos de gobierno y oposición deben dejar de lado sus cálculos políticos y comprender que solamente su unidad podrá derrotar a los violentos.
http://www.rafaelguarin.blogspot.com/

5 comentarios:

  1. It's so nice for me to have found this blog of yours, it's so interesting. I sure hope and wish that you take courage enough to pay me a visit in my PALAVROSSAVRVS REX!, and plus get some surprise. My blog is also so cool! Don't think for a minute that my invitation is spam and I'm a spammer. I'm only searching for a public that may like or love what I write.

    Feel free off course to comment as you wish and remember: don't take it wrong, don't think that this visitation I make is a matter of more audiences for my own blogg. No. It's a matter of making universal, realy universal, all this question of bloggs, all the essential causes that bring us all together by visiting and loving one another.

    I think it's to UNITE MANKIND that we became bloggers! Don't see language as an obstacle but as a challenge (though you can use the translater BabelFish at the bottom of my page!) and think for a minute if I and the rest of the world are not expecting something like a broad cumplicity. Remenber that pictures talk also. Open your heart and come along!!!!!

    ResponderEliminar
  2. El presidente Uribe y los partidos de gobierno y oposici�n deben dejar de lado sus c�lculos pol�ticos y comprender que solamente su unidad podr� derrotar a los violentos.

    Pues "los violentos" son el servicio dom�stico armado de ciertos partidos de oposici�n, o mejor dicho, de ciertos "combos" o clanes que dominan ciertos partidos de oposici�n. La carta de Gustavo Petro es casi c�mica despu�s de que tantas veces el PDA justificara el accionar de las FARC siempre y cuando no tocara a los civiles, como en cierto comunicado enlazado aqu�.

    Yo no s� si es ingenuidad o cinismo. La masacre de Rivera sirvi� para que salieran a decir que estaba muy mal matar civiles (militares s� para eso hay conflicto) y la de los diputados del Valle para que clamaran por el "Intercambio humanitario" (es decir, por el despeje de territorios y dem�s ventajas para las FARC).

    Pero en �ltimas hay que ser pol�ticamente correcto y reconocer que los que tienen sueldos estatales millonarios, ropa fina, diplomas, manicuras y dem�s son inocentes por definici�n. Es verdad que mandan matar gente, pero nunca llegan ni a presenciarlo. Y lo hacen con elegancia, eso s�.

    ResponderEliminar
  3. Manuel Fernando Muñozjulio 09, 2007 11:24 a.m.

    El tema de la violencia en Colombia, es de no mirarlo con el eje en donde, con la polarización, cada uno de nosotros nos ubicamos.

    La guerra o el conflicto que venimos atravezando desde hace más de 60 años, es totalmente político. Nadie puede discutir esta evidencia. Las guerrillas nacen del liberalismo e, inicialmente, al supuestamente deponer estas sus armas, hubo quien continuara, después del pacto firmado entre Lleras Camargo y Laureano Gómez (Frente Naciona)ejerciendo sus supuestos derechos políticos desde lo que hoy se conoce como las FARC.

    No justifico la violencia en ninguna forma. Tampoco el secuestro. Pero lo que si es cierto, es que la guerra necesita financiación en cualquir lugar del mundo y en Colombia el secuestro y el narcotráfico son la fuente de recursos, tanto para las autodefensas como para las guerrillas y también para los políticos .

    ¿Cómo parar la guerra o el conflicto en Colombia? He ahí la discusión que tenemos hace ya tantos años. Que diálogos, que acuerdos humanitarios, que zonas de encuentro y/o zonas de despeje. Mientras en nuestra Patria existan los odios de uno y otro lado, mientras haya injusticia social, inequidad, exclusión, corrupción y el negocio del tráfico de drogas - que involucra incluso a USA y a muchos países europeos en la compra de coca -, habrá guerra, conflicto interno, guerrillas, autodefensas, paras, narcotráficantes, politiqueros, en fin, todos los elementos para que la violencia y/o el terrorismo, hagan de Colombia un país como hasta hoy es: rechazado internacionalmente, bello para nosotros y utilizado por algunos.
    Lástima "grandisíma" que también hayan muchos colombianos que prefieran que los secuestrados se pudran y mueran en las selvas. Y ojo: dicen por ahí, que hubó intervención de mercenarios extranjeros en un posible rescate de los diputados. Razón el comunicado de ANNCOL manifestaba algo asi, como un combate con militares no determinados.

    La historia será quién determine la verdad y los responsables.

    MANUEL FERNANDO MUÑOZ

    ResponderEliminar
  4. Omar León Díaz Ruizjulio 09, 2007 5:55 p.m.

    Las FARC acuden al terrorismo en una guerra degradada y a menudo parece como que en Colombia se hablara de terror en juego, porque esta palabra y el vocablo humanitario también se han degradado. Aunque no fuere políticamente correcto, mi punto de vista es que al Estado colombiano le cabe cerca de un 10% de responsabilidad, a las Farc el 80%, al Sr. Presidente URIBE un 7% y a la opinión nacional el 3% restante (porque está anestesiada por el dolor, los excesos de sangre, el cinismo, los extremos de crueldad y por los excesos verbales y los malabares de Programación Neurolingüística del Dr. Álvaro Uribe Vélez ... !!!). Por todo ésto, ante la probable evidencia de los 11 cadáveres de Diputados, NO puedo dejar de repudiar que de una parte, Negreros Esclavistas de la Vida tomen de rehenes a la Población civil, cínicamente y los proclamen como valiosa mercancía humana en juego por mezquinos intereses, escabrosamente untando de muerte macabra a ideales de libertad, rebeldía, ó independencia nacional. Y de otra parte, aunque fuere solamente con una hipotética responsabilidad del 1%, el gobernante en turno con su Mensajero de Paz y Heraldo de los Desafueros (Sr. Psiquiátra, Tierno Dr. Restrepo), se han mostrado como Hijos de la Guerra, Halcones de Verborragia Veintejuliesca cínicamente; y como desenfrenados o descontrolados áulicos de Venganzas, Odio y Retaliación. Unos y otros son Mercaderes con la Vida, la Libertad y la Dignidad Humana de los Rehenes, de los Se cuestrados (vivos y Cadáveres) y con los prisioneros de guerra. A mi parecer, dentro de al menos 1% de co-rresponsabilidad, caben la incuria, el descaro y el cinismo de haber pretendido recuperar a los Diputados con vida, cuando se les cerró a ellos y a sus familias hasta la oportunidad de haber negociado su rescate como el de un secuestro extorsivo. El Ejecutivo colombiano también usa a los rehenes como MERCANCÍA humana en pro de sus políticas de guerra implacable, inhumana y degradada.
    O, ¿en su íntima conciencia, el Sr. Presidente hizo gala de toerancia, paciencia y flexibili dad, suficientes para lograr un rescate con Vida?
    Por éso, a mi parecer, los guerrilleros comparecerán ante los Tribunales Penales INTERNACIONALES y el Estado colombiano, por omi sión será condenado a cuantiosísimas indemnizaciones (ruinosas) ante la Corte Intera mericana de Derechos Humanos en San José de Costa Rica. Los queremos, SANOS, A Salvo y En Paz .... By these arguments I request .... ¡¡¡¡ S.O.S. for Life, Liberty and human dignity of 4500 men & women in Colombia .... !!!! I am 80% against Farc organization and 20% against colombian gover ment. Thanks a lot.

    ResponderEliminar
  5. Andrés Hernández Vásquezjulio 13, 2007 12:54 p.m.

    Es lamentable que, en lugar de análisis político para entender la complejidad política de Colombia, aquí sólo se exponga propaganda política. Estamos así entre la propaganda de la izquierda armada y la propaganda de la derecha. El análisis político es otra cosa. Baste citar el artículo de Gonzalo Guillén en el Nuevo Herald de hace dos semanas, en el que habla de indicios que hablan de que hubo un rescate militar en el caso de los diputados, para mostrar que simplemente el autor (un académico que se dedica a estudiar la política!!) se dedica a difundir la prpaganda uribista. Así no es posible el análisis.

    ResponderEliminar