martes, noviembre 20, 2012

Entrevista a Rafael Guarín en BBC Mundo


Dos visiones opuestas sobre la tregua anunciada por las FARC

Lunes, 19 de noviembre de 2012 
Para Guarín, el anuncio es parte de una estregia de las FARC que busca romper la presión militar.
El cese de fuego unilateral anunciado este lunes por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, ha generado reacciones encontradas en el país suramericano.

En ocasión del inicio de las conversaciones de paz de La Habana el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, informó que la guerrilla había ordenado "el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la fuerza pública y los actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada durante el periodo comprendido entre las 00.00 horas del día 20 de noviembre del 2012 hasta las 00.00 horas del día 20 de enero de 2013".


Algunos sectores salieron rápidamente a saludar el gesto como un hecho generador de confianza de cara al proceso de paz y a pedir una respuesta equivalente por parte del gobierno colombiano.
Otros pidieron prudencia ante el anuncio. Y tampoco faltó quien denunciara la medida como una trampa.

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, afirmó la tarde del lunes que las fuerzas de seguridad del país continuarán sus operaciones militares, incluso aunque las FARC hayan declarado una tregua unilateral.

Pinzón reiteró que la orden seguirá siendo "combatir a los grupos ilegales en todo el territorio nacional".

Así las cosas, ¿qué tan significativo es entonces el cese de fuego anunciado? ¿Y qué consecuencia puede tener para el futuro del conflicto y del diálogo?

BBC Mundo conversó con dos analistas con visiones diametralmente opuestas para averiguarlo: León Valencia, de la Corporación Nuevo Arcoiris, y Rafael Guarín, de la Universidad del Rosario.

 ¿Qué tan significativo es el cese del fuego anunciado por las FARC?

RAFAEL GUARÍN. Esta no es la primera vez que las FARC declaran un cese de actividades violentas en Colombia. Las FARC, en el proceso de paz con el presidente Pastrana también para navidad declararon un cese de acciones violentas. Durante el año 1982 también hicieron lo propio, sin que eso signifique de ningún modo la decisión de abandonar la violencia.

Lo que el país necesita en este proceso de paz para garantizar el éxito del mismo es una decisión irreversible y definitiva de las FARC de abandonar la violencia. No un cese (de fuego) por dos meses, que no es más que un anuncio que a partir del 21 de enero empezarán de nuevo a asesinar y poner bombas en el país.

Pero por algún lado se empieza... ¿No cree que hace más creíble su compromiso con el actual proceso de paz?

Evidentemente se trata también de una maniobra de las FARC para darle credibilidad al proceso de paz y ganar legitimidad. Pero también hay que entender este anuncio de las FARC dentro de lo que Mauricio Jaramillo (uno de los primeros negociadores del proceso) dijo en Cuba el día 4 de septiembre: que las FAC iban a pelear el cese bilateral de hostilidades. Y ese cese bilateral tiene el propósito de romper la presión militar sobre las FARC.

La contrainsurgencia se basa en dos aspectos centrales: el aislamiento político y la presión militar. Las FARC ya rompieron el aislamiento político con el inicio de negociaciones de paz. Ahora las FARC pretenden romper la presión militar consiguiendo un cese bilateral de hostilidades.

El anuncio del cese que se acaba de hacer hay que comprenderlo en ese contexto: las FARC lo que buscan es generar un ambiente orientado a presionar al gobierno del presidente Santos para que detenga las operaciones militares en su contra, lo que seria un gravísimo error porque significaría nada más ni nada menos que extender la llamada zona de distensión de El Caguán, de hace diez años, a todo el territorio nacional.

¿Y qué tan factible es que el presidente Santos ordenar también un cese de hostilidades por parte del ejército?

El gobierno nacional creo que sabe que no puede dejarse engañar, que es lo que quieren las FARC declarando un cese unilateral de acciones violentas con el propósito de conseguir un cese bilateral que detenga las acciones militares.

Además el país, Colombia, si bien en la encuestas muestra disposición a que el proceso de paz tenga un resultado, que no es otro que la desmovilización y el cese de la violencia, también ha demostrado, las encuestas muestran que la gente no quiere mas engaño de las FARC, que la gente no quiere mas impunidad para la guerrilla, que la gente no quiere que se les permita elegibilidad a criminales de lesa humanidad y criminales de guerra. De ahí se desprende claramente que el país no estaría de acuerdo en un cese bilateral de hostilidades y que se detengan las operaciones contra las FARC

¿Y usted cree que las FARC no saben eso, que el gobierno no puede corresponder con una tregua bilateral? ¿Entonces qué ganan?

La lógica de los integrantes de estas organizaciones es conseguir sus objetivos combinando acción política y acción violenta. El escalamiento brutal de acciones (militares por parte de las FARC) de las ultimas semanas está atado a la estrategia política de la organización en la mesa de negociación en Cuba: ellos aumentan la violencia para demostrar que tienen capacidad de seguir haciendo daño y luego convencer a los colombianos, mediante un anuncio propagandístico de cese unilateral de hostilidades, que es el estado colombiano el que tiene que dar el paso hacia un cese de operaciones militares si se quiere lograr la paz, lo cual de ningún modo puede ser una decisión aceptable si no media una decisión de abandonar la violencia por parte de las FARC.

Pero eso es lo que busca precisamente el proceso de La Habana…

Si, pero ya Iván Márquez (el jefe negociador de las FARC) dijo que si no se alcanzaban en esta oportunidad acuerdos que los satisfagan, lo que él propone es un acuerdo de regularización de la guerra. Eso significa adoptar normas de común acuerdo que les permitan a ellos, con legitimidad política, continuar sus acciones violentas en el país.

Como le digo, lo que nosotros necesitamos es que haya un anuncio de abandono definitivo de las acciones violentas de las FARC. Ese es al anuncio que esperan los colombianos y es el único anuncio que puede dar certidumbre sobre que las FARC no están utilizando el proceso de paz dentro de su estrategia violenta.

En esto hay que ser muy prudente. Lo digo sin ningún apasionamiento político. Esta gente es una gente que no es improvisada: Timochenko (Rodrigo Londoño, el máximo líder de las FARC) hacia parte de la mesa de negociación en el año 84 con el gobierno de Belisario Betancourt, Iván Márquez también jugó un papel importa en ese proceso. Estamos hablando con gente que lleva 30 años participando en procesos de paz al tiempo que organizaban la actividad violenta. Esta gente no improvisa. Por eso cada vez que sale un anuncio uno entiende que algunos medios de comunicación y algunos sectores de la opinión pública salgan a celebrar. Pero en esto hay que actuar con mucha prudencia, o si no muy fácilmente se termina cayendo en un nuevo engaño.

Lea el texto en la BBC Mundo















1 comentario:

  1. utopico pensar en abandono definitivo de las farc, cuando su mayor fuente de financiacion la tienen a traves del narcotrafico

    ResponderEliminar