viernes, febrero 01, 2013

!COLOMBIA PIENSA EN GRANDE!





PRESENTACIÓN DE LA HOJA DE RUTA

Comité Nacional de Impulso

1. Declaración de principios

Hoy se inicia un nuevo proceso democrático para Colombia.

Anunciamos la hoja de ruta que guiará la construcción de una alternativa de centro democrático; una alternativa amplia, participativa, incluyente y suprapartidista que convoque a la ciudadanía en torno a unas ideas políticas que creemos decisivas para el futuro de Colombia. 

El centro democrático es una coalición nacional a partir de una plataforma moderna, desarrollista y propositiva llamada a participar con éxito en las elecciones a la presidencia y al congreso de la república.

Nuestro esfuerzo está orientado a conformar una organización permanente y decisiva en la política colombiana, que subraye el carácter ético del servicio público y la eficacia, eficiencia y transparencia en el manejo del Estado, en beneficio de todos los ciudadanos.

El centro democrático es un grupo de ciudadanos de diversos orígenes políticos preocupados por el presente y el futuro de Colombia. Algunos venimos de los partidos históricos, el liberal y conservador; otros, de organizaciones política forjadas al amparo de los éxitos de la política de seguridad democrática, como el partido de la U, o de sectores de izquierda democrática; y otros muchos de vertientes independientes y sin partido. Nos une el amor y compromiso profundo con la patria, el respeto y la admiración por la obra liderada por el expresidente Álvaro Uribe, y la convicción de que el país debe avanzar por la senda de la seguridad democrática, la confianza inversionista y la cohesión social.

Somos ciudadanos de distintos orígenes sociales, económicos y culturales, y aspiramos a que el Centro Democrático encarne la riqueza y diversidad de Colombia y sus regiones. Porque creemos en las virtudes de la diversidad, rechazamos todas las formas de sectarismo político. Las ideas pueden debatirse con firmeza y coraje, pero siempre con respeto y civilidad.

Somos demócratas convencidos y por esa razón creemos que la buena política se hace discutiendo ideas y debatiendo programas en contacto constante con la ciudadanía. Creemos que el diálogo permanente con la gente es la manera más democrática y efectiva de reivindicar derechos, encontrar soluciones y construir país. 

Nos ubicamos en el centro por convicción democrática.

Rechazamos la violencia y el terrorismo, defendemos el estado de derecho, propugnamos por el fortalecimiento de las instituciones democráticas y propendemos por el bien común y los intereses nacionales y estratégicos de Colombia dentro del concierto internacional.

Coincidimos en la virtud de la economía de mercado, pero también en el reconocimiento del papel del estado para asegurar su buen funcionamiento. Creemos que las buenas políticas públicas deben generar inversión, crecimiento económico, estabilidad y la búsqueda del empleo para los colombianos, a la vez que generar condiciones de mayor equidad y cohesión social. 

Creemos en el valor de la seguridad porque es la garantía de nuestras libertades, y en la virtud del orden porque hace posible la convivencia pacífica. 

Creemos en la defensa de la dignidad humana y en el rol primordial de los derechos humanos en una sociedad justa y democrática.

Promovemos la democracia participativa, el protagonismo de las regiones y la profundización de la descentralización. Subrayamos la necesidad de renovar y dignificar la política, abriendo las puertas a nuevos liderazgos probos, íntegros y coherentes. Más participación ciudadana y mejores liderazgos públicos son las mejores herramientas para luchar contra la corrupción y recuperar la ética en la actividad pública.

Apostamos decididamente por la paz, pero por una paz justa sustentada en el ejercicio legítimo de la autoridad del Estado. Una paz justa que observe los estándares internacionales de justicia, sin impunidad ni elegibilidad política que legitime el uso de la violencia como medio de acción política. Una paz justa con respeto absoluto a los derechos de las víctimas, con verdad y reparación. Una paz justa que perdure en el tiempo y no simplemente un acuerdo suscrito con angustia electoral y destinado a disfrazar la continuidad de la violencia.

No somos izquierda ni derecha, somos una expresión democrática de centro que cree firmemente en el equilibrio entre la seguridad y la justicia desde las instituciones del estado de derecho, la inversión con responsabilidad social y la cohesión como elemento fundamental de una sociedad democrática con espacios de bienestar para todos sus habitantes.

2. Hoja de ruta

El primer paso en la construcción del Centro Democrático es reconocernos e identificarnos con  estas ideas. Sobre esa base convocamos a un debate nacional que aborde los grandes temas de la agenda de Colombia. Queremos construir un diálogo amplio entre quienes aspiran a defender estas tesis desde la Presidencia y el Congreso de la República y la ciudadanía. Porque el futuro de Colombia tiene que pensarse, discutirse y concertarse con los ciudadanos, no con los terroristas.

Iremos a todas las regiones del país para dialogar sobre temas fundamentales; sobre la economía y el empleo, la educación, la familia y los jóvenes; sobre el campo, la biodiversidad y los recursos naturales, los derechos de la mujer, de los indígenas y los afrodescendientes; sobre la administración de justicia y las instituciones democráticas, las relaciones internacionales y la defensa de la soberanía; sobre la paz y la seguridad, sobre la confianza inversionista y la cohesión social. 

Queremos debatir sobre estos y otros temas en foros, encuentros, conversatorios, teleconferencias y en las calles, con todos los ciudadanos que acojan nuestra convocatoria, bajo una consigna: Colombia piensa en grande.

Colombia piensa en grande no es un partido nuevo, es un espacio de reflexión y generación de ideas en torno a los grandes temas de interés nacional y no un espacio de mecánica electoral.

Pensar a Colombia en grande implica que nos concentraremos en ideas y propuestas de fondo, sin distraernos en cuestiones de coyuntura.

La plataforma programática que surja de estas jornadas de diálogo con la ciudadanía irá de la mano de dos tareas que también emprendemos desde hoy.

La primera tarea es la conformación de comités de participación democrática en los barrios, veredas, universidades, lugares de trabajo y redes sociales. Se trata de comités con vocación de acción, integrados de manera autónoma por al menos 5 ciudadanos convencidos de las tesis del Centro Democrático y dispuestos a convertirse en promotores de esta iniciativa.

Para conformar los comités de participación ciudadana no hace falta pedirle permiso a nadie: sólo hay tomar la decisión de constituirse y trabajar, trabajar y trabajar.

La segunda tarea que enfrentamos es la definición de las reglas de juego de la participación del Centro Democrático en las elecciones presidenciales y parlamentarios de 2014. Estas reglas se definirán con espíritu de concertación y en un plano de igualdad con diferentes sectores políticos y sociales que hemos convidado al Centro Democrático.

3. Conclusiones

Finalmente, hacemos un firme y sincero llamado al gobierno nacional a que revise su política frente al terrorismo. Una sociedad democrática como la nuestra no puede concertar elementos de su agenda de desarrollo con los violentos, ni minimizar los crímenes cometidos contra civiles y miembros de la fuerza pública. El gobierno no puede, mediante su silencio, pasivamente validar la continuación del secuestro, el reclutamiento de niños, la utilización de minas antipersonales contra la fuerza pública y la población civil, ni el narcotráfico. Las FARC continúan mintiendo al país y aprovechando el escenario internacional de unas negociaciones sustentadas sobre la posibilidad de la impunidad para fortalecerse.
Con preocupación por el futuro de Colombia, hacemos notar que la arremetida del terrorismo y el crecimiento notable de delitos como la extorsión son el resultado del abandono de la política de seguridad democrática y de las posibilidades de impunidad creadas en virtud del llamado marco jurídico para la paz.

Muy grave, también, como el número de personas que han integrado las bandas criminales, desde agosto de 2010 hasta la fecha, se ha triplicado. Las Bacrim deben ser combatidas con toda la firmeza con el poder judicial y la plena capacidad militar y policial, en el marco del Estado de derecho.
Instamos también al gobierno nacional a que se comprometa con los colombianos a defender la integridad territorial de la nación, fortalezca la presencia militar y social del Estado en todas las fronteras y rehúse acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia que despoja a Colombia de más de 70 mil kilómetros de mar territorial.

4. Comité nacional de impulso

Esta es la hoja de ruta que hoy presentamos para que Colombia piense en grande.

Quienes en compañía del expresidente Álvaro Uribe suscribimos la declaración política  del centro democrático nos constituimos en comité nacional de impulso de esta tarea.

Tendremos foros permanentes hasta junio, integraremos los comités de participación ciudadana desde hoy hasta el mismo mes y acordaremos las reglas de juego para participar en las elecciones de 2014.
Invitamos a todos los ciudadanos a que participen en este amplio diálogo nacional y pensemos a Colombia en grande recuperar el rumbo y hacer buena política, la política de las ideas. Iniciemos la organización a lo largo del país. ¡Este proceso ya arrancó!

COMITÉ NACIONAL DE IMPULSO
Oscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo, Juan Carlos Vélez Uribe, Francisco Santos, Rafael Guarín.

2 comentarios:

  1. Sigo pendiente de tus columnas y tu profesionalismo para mantener información al dia. De excelencia, Felicitaciones por la nueva propuesta del Centro Democratico, para ti y el Ex-Presidente Uribe.

    ResponderEliminar
  2. me encanta este blog!! felicitaciones!

    ResponderEliminar