miércoles, enero 16, 2013

PRIMERA PROPUESTA DE FARC: REFORMA RURAL Y AGRARIA


Foto: Rafael Guarín. Departamento del Tolima.
Publicamos la llamada "Primera Propuesta" de las FARC que hace parte de un documento que el grupo presentará paulatinamente a la Mesa de La Habana, titulado "Diez propuestas para una política de desarrollo rural y agrario integral con enfoque territorial".

Es un texto importante para quienes siguen con atención el proceso de paz y, en general, para la opinión pública que debe estar enterada de cómo avanza.

Es útil también para saber qué es lo que se está negociando. No son temas menores, ni tampoco, como lo verá el lector, representan un cambio en el planteamiento de los últimos años de la guerrilla frente a las pretensiones relacionadas con el mundo rural.


El documento cumple además la función de ser un instrumento de propaganda que busca falsamente legitimar nacional e internacionalmente a las FARC como una organización de campesinos con reivindicaciones válidas. Debe ser leído teniendo en cuenta ese propósito, así como el de legitimar la existencia de las FARC y el empleo de la violencia.

Por otro lado, es coherente con el planteamiento tradicional de la organización, aceptado con ingenuidad por diversos sectores de la sociedad colombiana, consistente en que el "conflicto" se origina en "causas estructurales",  vía a través de la cual se terminan aprobando razones y justificaciones para el crimen como medio de acción política.

En realidad, más que una primera propuesta, l que hace las FARC con el documento es desarrollar el primer punto del Acuerdo de Agenda, suscrito con el Gobierno, en principio, precisando 15 subtemas. Y digo en principio, porque faltan 9 propuestas más en el tema agrario, según señalan en su comunicado. Más parece una forma de dilatar la consecución de consensos en la mesa.

Foto: Rafael Guarín. Sur de Colombia.

Esta no es una agenda acotada, como algunos comentaristas en los medios afirman, pero sí un popurrí, una mezcla de los más diversos temas que sugiere un catálogo de aspiraciones, sin una columna vertebral clara que los articule.

Su contenido toca directamente el modelo de desarrollo, tiene que ver con reformas al sistema electoral y de partido, así como con el actual ordenamiento del territorio. La "primera propuesta" sola da para una Asamblea Constituyente.

Dos ejemplos de la complejidad de la misma:

Incluye un nuevo "ordenamiento territorial" (que FARC no define cuál es) que garantice "la protección de los ecosistemas, la sostenibilidad socioambiental, el derecho al agua, la producción de alimentos y la soberanía alimentaria".

Y plantea denunciar o revisar los "tratados y acuerdos y de todo tipo de regulaciones de libre comercio, inversión o propiedad intelectual que afecten la soberanía alimentaria y las condiciones de nutrición y alimentación de la población".

Esperemos que más subtemas se les ocurren. Lo cierto es que la Mesa en La Habana no tiene la soberanía que pretende las FARC y que ningún cambio deberá hacerse sin que sea resultado de los mecanismos democráticos establecidos en la Constitución, la misma que ellos procuran derrocar.

No hay ninguna legitimidad para negociar la agenda del país con un grupo terrorista.



Foto: Rafael Guarín. Sur de Colombia.

La Habana, República de Cuba. Enero 14 de 2013.

Sede de los diálogos por la paz con justicia social para Colombia.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del pueblo (FARC-EP), comunican:

1. Su reiteración en exigir celeridad en el análisis profundo e integral -pensando en los intereses de las mayorías nacionales-, del Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. En tal sentido, conminan al gobierno de Juan Manuel Santos a cesar en la retórica guerrerista que acompaña de falsas promesas de solución a los problemas sociales, y se comprometa públicamente a presentar soluciones prontas, tangibles, apartadas de la demagogia, para los problemas de miseria que han generado la terrible confrontación que desangra al país.

2. La Delegación gubernamental que dialoga con las FARC-EP debe demostrar voluntad para avanzar, sentando sobre la Mesa propuestas claras que le indiquen al país que el gobierno no prolongará indefinidamente en el tiempo las soluciones al grave problema del latifundio y de los despojos de la tierra por métodos violentos o disfrasados de legalidad, que han profundizado la guerra generando desplazamientos, masacres, luto y desolación, para favorecer a las élites y a las trasnacionales que saquean la patria.

3. Las FARC-EP han estudiado con atención las propuestas que el pueblo presentó en eventos como las Mesas Regionales de Paz impulsadas por las Comisiones de Paz de Senado y Cámara, el encuentro internacional Pueblos Construyendo Paz, el Foro Política de Desarrollo Agrario Integral (enfoque territorial), las propuestas enviadas a la página Web dispuesta por la Mesa de Conversaciones, entre otras inciativas que deben motivar la máxima participación y la presencia directa de la ciudadanía en el proceso de paz.

4. Del estudio de tales propuestas y reflexiones, hemos tomado las conclusiones centrales para esbozar una posición preliminar referida al primer punto del Acuerdo General, la cual apunta a resolver la injusta estructura latifundista de la tenencia de la tierra, causa fundamental de la miseria y la guerra que padece Colombia. Nuestra propuesta, la cual iremos presentando a consideración de nuestros compatriotas en el curso de este nuevo ciclo de intercambios, la hemos titulado "Diez propuestas para una política de desarrollo rural y agrario integral con enfoque territorial", y con respecto a ella presentaremos paulatina y públicamente los argumentos de sustento que están construidos observando las iniciativas de la población.

5. Las FARC-EP, en ejercicio de su soberanía política y en desenvolvimiento de su interlocución constante con el pueblo, ponen en conociemiento del pais la primera de las diez propuestas:

PRIMERA PROPUESTA.

Realización de una reforma rural y agraria integral, socioambiental, democrática y participativa, con enfoque territorial, fundamentada en los siguientes propósitos:

a. Superación de las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales que generan el ejercicio estructural de la violencia por parte del Estado y fuerzas paramilitares en las zonas rurales, y provocan el alzamiento armado guerrillero para enfrentar esas condiciones.

b. Transformación de las relaciones rurales, que contribuya a la democratización real del poder territorial, de la sociedad, del Estado y del modelo económico en su conjunto, así como al buen vivir de la población.

c. Erradicación del hambre, la desigualdad y la pobreza rurales; restablecimiento de la dignidad y reconocimiento de los campesinos y campesinas como sujetos políticos, y garantía y disfrute efectivo de sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales, incluida la correspondiente provisión de recursos de presupuesto e infraestructura social.

d. Construcción de una nueva ruralidad basada en la justicia territorial y la democratización de las relaciones urbano-rurales.

e. Desconcentración y redistribución de la propiedad sobre la tierra mediante la erradicación del latifundio improductivo, inadecuadamente explotado u ocioso.

f. Promoción al acceso y el disfrute del derecho a la tierra y al territorio de los campesinos sin tierra y de las mujeres en especial.

g. Prohibición o establecimiento de límites estrictos, según el caso, a la extranjerización de la tierra.

h. Reparación integral de la población víctima del desplazamiento forzado y del despojo.

i. Protección y mejoramiento de las condiciones de propiedad y producción de los pequeños y medianos propietarios.

j. Reconocimiento y respeto de los territorios colectivos de comunidades indígenas, afrodescendientes, raizales y palenqueras, así como de los territorios campesinos de Zonas de Reserva Campesina y de futuras Zonas de Producción de Alimentos.

k. Ordenamiento territorial y definición de usos de la tierra que garanticen la protección de los ecosistemas, la sostenibilidad socioambiental, el derecho al agua, la producción de alimentos y la soberanía alimentaria.

l. Estímulo a la economía campesina y en especial a la producción de alimentos, considerando la coexistencia de diferentes modelos de producción, atendiendo regulaciones estrictas de los encadenamientos productivos.

m. Auspicio de una política de investigación y desarrollo científico técnico, de protección de las semillas nativas y del conocimiento propio.

n. Dotación de medios de producción, de infraestructura física de transporte y comunicaciones, de distritos de riego y regadío, de acopio, almacenamiento y comercialización, de recursos de crédito y de otros medios de financiación, privilegiando las economías campesinas y de producción de alimentos.

o. Denuncia o revisión de tratados y acuerdos y de todo tipo de regulaciones de libre comercio, inversión o propiedad intelectual que afecten la soberanía alimentaria y las condiciones de nutrición y alimentación de la población.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

1 comentario:

  1. NO PUES, SANTA TERESA DE JESÚS, NO TIENE NADA QUE VER CON ESTOS SANTOS ÁNGELES QUE TENÍAMOS EN EL PAÍS, SEMBRANDO TERROR Y ACABANDO CON EL MISMO.

    SON UNOS CÍNICOS, SIN LIMITE

    ResponderEliminar